diumenge, 6 d’agost de 2017

La representació de la parentalitat en les sèries televisives

El dia 6 d'agost de 2017 el diari La Vanguardia publica l'article "Evolución de serie", escrit pel periodista Pere Solà, en el que apareixen diverses cites del llibre Padres y madres en serie.


Evolución de serie


En octubre pasado, la crítica televisiva americana se estremecía con la comedia Man with a plan. Era el nuevo proyecto del actor Matt LeBlanc, popular por su papel de Joey deFriends, y tenía un punto de partida propio del pasado: un padre de familia se sentía descolocado cuando su esposa se reintroducía en el mercado laboral. ¿En pleno siglo XXI pretendían que fuera gracioso que un padre de familia moderno no supiera responsabilizarse de sus hijos? Los creadores de la serie, el matrimonio Filgo, se habían quedado anclados en el pasado y se habían perdido que la televisión ya había mostrado una crisis y evolución de la paternidad.
La idea del padre como miembro de la familia cuyo único objetivo era ejercer de proveedor fue derribada en el drama Breaking bad de Vince Gilligan. "Bajo el lema de proveer a su familia, Walt adopta en un principio el papel de padre cazador-recolector, omitiendo otros aspectos de la responsabilidad familiar", afirmaba Mariona Visa en Padres y madres en serie: Representaciones de la parentalidad en la ficción televisiva, publicado por Editorial UOC. Con la aparición de un cáncer, Walter White (Bryan Cranston) decide cocinar drogas para amasar ahorros suficientes para su familia pero pronto revela que no hay necesidad económica sino ansia de poder. Además, se olvida de las demás dimensiones del rol paterno: "Tiene poca interacción, escasa accesibilidad y no demuestra ninguna responsabilidad más allá del soporte económico".
Esta misma crisis del rol paterno tradicional se ponía de manifiesto en otras ficciones clásicas como Los Soprano y Mad men donde Tony Soprano y Don Draper utilizaban el éxito profesional y su capacidad para poner el pan sobre la mesa como escudo ante las críticas que recibían como pésimas figuras paternas y también maridos. Incluso una comedia amable como Los Goldberg incluye un mensaje implícito en todos los episodios: los roles han cambiado desde que Adam F. Goldberg, el creador de la serie, se crio en los años ochenta. Así, el personaje de Murray (Jeff Garlin), inspirado en su propio padre, refleja un modelo en decadencia, la figura distante mientras la madre, sobreprotectora, se dedica en cuerpo y alma a la armonía del hogar.
En este sentido, la comedia Modern family representa a la perfección un modelo donde se prioriza la inversión emocional en los hijos. El padre y abuelo Jay (Ed O'Neill) es un ejemplo de la vieja escuela, un defensor del "respeto y la autoridad" con resultados muy irregulares: su hijo está resentido con él por haber fallado a la representación tradicional de la virilidad debido a su homosexualidad y, de hecho, teme comunicarle la adopción de su hija Lily porque con su marido no podrán representar la idea arcaica de paternidad y maternidad .
En cambio, en Phil (Ty Burrell) se refleja el modelo de padre implicado en el día a día, sobre todo desde que su mujer Claire (Julie Bowen) decide abandonar su papel de ama de casa a tiempo completo para trabajar en la empresa familiar, aunque la falta de disciplina de Phil sirve de herramienta a Steven Levitan y Christopher Lloyd para desarrollar situaciones cómicas. Phil también es la consecuencia de la influencia en positivo del rol paterno, hijo de un padre atento y preocupado por sus aficiones y bienestar emocional. Y, para acabar de desmentir la idea de la mujer como único apoyo emocional, hay una familia homoparental compuesta por Mitch (Jesse Tyler Ferguson) y Cam (Eric Stonestreet), que se incomoda cada vez que se le asocia con el rol de "madre".
No es una serie tan progresista como indica su título (son unidades familiares estables, especialmente herméticas ante el mundo exterior) pero sí muestra el cambio del rol paterno de la distancia a la proximidad, aceptado tanto entre la crítica (tiene cinco premios Emmy a la mejor comedia) como entre el público (tiene aseguradas diez temporadas).c

'Breaking bad' servía de crítica a la figura paterna que se limita al papel de proveedor de la familia

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada